Archivos, 432: Archivo de la Parroquia de Santa Catalina de Rute

He consultado archivos dirigidos y gestionados por archiveros, profesionales y amateurs o voluntarios, bibliotecarios, técnicos de cultura, secretarios de Ayuntamiento, sacristanes… pero nunca antes había consultado un archivo atendido por una virgen consagrada.

Fue en octubre de 2015 y, para ser sincero, debo reconocer que cuando el párroco de Santa Catalina de Rute me dijo al teléfono que podía consultar el archivo parroquial el martes siguiente, “que es cuando está la virgen consagrada”, me pilló fuera de juego.

Hoy, martes, repito en Rute y me atenderá Teresa Balmisa que, en 2007, se convirtió en la primera virgen consagrada de Rute. En su consagración, según la noticia publicada, fue acompañada por las cuatro vírgenes consagradas que había por aquel entonces en la Diócesis de Córdoba y, por lo que leo en otra noticia de 2013, el número de mujeres que han optado por esta forma de vida consagrada en dicha diócesis no ha dejado de crecer en la última década.

Esta vocación, en pleno siglo XXI, podría parecernos propia de otros tiempos, como la de los matrimonios de conveniencia o la de casar a niñas de 12 años. Sucedió también en Rute, pero en 1676. La protagonista del documento del mes de octubre del pasado año del Archivo Histórico Provincial de Córdoba fue María Josefa de Villodres, hija de la Iglesia, casada a los 12 años, condenada a un año de reclusión en la Casa de Recogidas de Baeza por haber intentado envenenar a su marido y fallecida antes de los 25 años.

Aprovechando mi visita a Rute durante aquel mes de octubre, no sólo me crucé con su matrimonio, el 30 de mayo de 1676 (lib. 6, fol. 38v), con Diego Rodríguez Casasola, hijo de Juan Rodríguez Casasola, ya fallecido, y Catalina del Mármol, sino también con las segundas nupcias de su viudo con María Moreno, el 31 de octubre de 1688. María Josefa había fallecido, por tanto, antes de cumplir los 24-25 años.

AP_Rute

Parroquia de Santa Catalina, Rute, 22 de octubre de 2015.

Para terminar, y antes de que los incansables e insaciables lectores de este blog se me echen encima por no haber comentado el contenido del archivo de esta parroquia, os diré que los libros de bautismos y matrimonios comienzan en el siglo XVI. Por el contrario, los de difuntos lo hacen en el último cuarto del siglo XVIII a pesar de que en la caja rotulada como libros 1 y 2 de difuntos sólo se encuentra el número 2, que arranca en 1779.

Los libros de matrimonios cuentan con un libro-índice de los libros 1 al 16, es decir, desde 1570 hasta comienzos del siglo XIX, lo que facilita la investigación, mientras que los de bautismos más recientes cuentan con índices incorporados en los propios libros; otros tienen libros-índice independientes, como los libros 28 al 36; y otros, sencillamente, no tienen índice. No obstante, algunos de los libros de bautismo más antiguos, como el 4 (1598-1623) o el 5 (1623-1645), contiene el nombre y apellido del padre al margen de cada partida, lo que también facilita la investigación.

Por último, hay que citar la serie de expedientes matrimoniales, cuyo primer legajo abarca el período 1650-1724 y que, en un rico archivo como éste (más de 30 libros de bautismo y casi 20 de matrimonios hasta comienzos del siglo XIX), puede ayudar a suplir la falta de libros de difuntos anteriores a 1779.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s