Archivos, 321: Archivo Histórico Diocesano de Salamanca

El próximo lunes, a estas mismas horas, estaré trabajando en el Archivo Histórico Diocesano de Salamanca. Un mes de julio que me llevará a recorrer, una vez más, la Ruta de la Plata, desde Sevilla a Babia y con visita a los archivos diocesanos de Salamanca, Zamora, León, Astorga y Oviedo.

Mi periplo no contempla paradas en Ciudad Rodrigo, porque sus archivos parroquiales están digitalizados y pueden ser consultados en FamilySearch; ni en Almendralejo, que hace las veces de los tres archivos diocesanos extremeños; y, salvo que su archivera me comunique antes de mi partida que han concluido el traslado de los fondos (la noticia ya ha saltado a los medios, lo que me hace pensar que la reapertura será inminente), tampoco en el Archivo Diocesano de Plasencia, donde tengo un asunto pendiente desde hace meses.

Pero a lo que voy. No me enrollaré mucho con los datos objetivos de este archivo.

Ubicación: Salamanca, Palacio Episcopal; ¿qué mejor sede para un archivo diocesano? Tipología: archivo diocesano concentrado. Horario: de lunes a viernes, de 10 a 13 h. (octubre-mayo) o de 9 a 12:30 h. (junio-septiembre). Horas de apertura semanales: 17 horas y media semanales (algo intermedio, ni las 31 del Archivo General del Arzobispado de Sevilla ni las 9 de los archivos diocesanos de Jerez o el citado Oviedo, o las 10 del susodicho León).

Palacio Episcopal de Salamanca, sede del Archivo Diocesano de Salamanca, 30 de abril de 2015.

Palacio Episcopal de Salamanca, sede del Archivo Histórico Diocesano de Salamanca, 30 de abril de 2015.

Sobre sus fondos, debo decir que el personal del Archivo ha realizado un gran trabajo indexando las licencias y dispensas matrimoniales de los siglos XVII y XVIII. El investigador encontrará en sala una serie de inventarios de dispensas, desde 1657 hasta 1799. Las anteriores a 1657 se encuentran dispersas en el Catálogo General del Archivo, disponible en la misma estantería en la sala; y las posteriores a 1800 son las que se están indexando actualmente, directamente en una base de datos, por lo que os recomiendo consultar al personal del archivo sobre este punto.

Afortunadamente, cada vez son más los archivos diocesanos que permiten fotografiar los documentos; en este caso, abonando una tasa de 0,20€ por foto; y también son cada vez más habituales los archivos diocesanos que ofrecen servicios de búsqueda previo pago; en este caso, la tasa, o más bien honorario, es de 15€ por hora para investigaciones particulares. Las tradicionales partidas tienen un coste de 8€ cada una.

En el mes de abril estuve trabajando con los libros sacramentales de Babilafuente, que debieron salvarse milagrosamente en la Guerra de la Independencia, en los meses posteriores a Arapiles, si nos fijamos en una anotación manuscrita en el primer libro de difuntos que reza así: “En la Billa de Bauilafuente, a zinco días del mes de nouienvre de 1812, encontró Blas Barvero este livro en esta Billa de Vavilafuente, en la terzera retirada, y por ser verdad, lo firmo yo Blas Barbero.”

El lunes que viene me esperan los libros sacramentales de las parroquias salmantinas para buscar al antepasado de una clienta del que sólo sabemos que era natural de la ciudad de Salamanca. Deseadme suerte.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s