Carta de ajuste, genealógica y veraniega.

Esta es la entrada número 50 de este blog y con ella me despido de vosotros hasta el mes de septiembre. No me voy de vacaciones. Seguiré trabajando. Iré de archivo en archivo; de biblioteca en biblioteca; de parroquia en parroquia.

A lo largo de este año, he escrito, no todo lo que me gustaría, sobre genealogía y mi experiencia en archivos. He escrito sobre Registros Civiles y los Registros de la Propiedad, sobre archivos en los que se cobra una tasa por horas (Archivo Diocesano de Santander) u otros en los que te hacen fotocopias gratis (Archivo de la Diputación de Badajoz); sobre archivos que se han quemado, ya sea en los años 30 del siglo XX (Archivo Diocesano de Oviedo) o en pleno siglo XXI (Archivo Municipal de Los Palacios y Villafranca); archivos con amplísimos horarios (Archivo Histórico Provincial de Lugo) y otros con horarios talla XS (Archivo Diocesano de Asidonia-Jerez); archivos muy eficaces en la atención a los investigadores (Archivo Diocesano de Burgos) o Registros Civiles extremademente lentos (Registro Civil de Sanlúcar de Barrameda); archivos que tienen un buen servicio de reprografía (Archivo de la Real Chancillería de Valladolid) u otros que lo externalizan (Archivo de la Real Chancillería de Granada).

Pero todavía me queda mucho que contar. ¿Sabías que he consultado archivos en 14 de las 17 Comunidades Autónomas en las que, actualmente, se divide España? ¿Sabías que he consultado archivos en más de la mitad de las provincias españolas?

1102571_394171630683286_913293422_o

La semana que viene, se repetirá esta imagen. Granada, Archivo de la Real Chancillería, 2013.

Espero seguir escribiendo en septiembre. Mientras tanto, y a modo de Carta de ajuste, seguiré emitiendo mi señal en las redes sociales (Twitter y Facebook) pero dejaré de publicar en este blog durante el próximo mes. Necesito buscar inspiración en los territorios de la antigua Corona de Castilla y reponer fuerzas a base de truchas y anchoas, atún de almadraba y bonito del Norte, fabada y cocido montañés, cecina y lomo de potro, piononos y sobaos…

En fin, ahora que tenéis algunas pistas para saber dónde encontrarme, me despido. Dentro de un mes y medio volveré con nuevas entradas. ¡Hasta septiembre!

Anuncios

4 pensamientos en “Carta de ajuste, genealógica y veraniega.

      • Gracias, Gaspar, a ver si a final de mes o ya en septiembre puedo acercarme a Villanueva de la Serena (el notario acaba de irse de vacaciones…) y Castuera. Te escribiré antes por si estás por alli y nos conocemos personalmente. ¡Un saludo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s