Con la iglesia hemos topado, amigo Clemente.

Cabría suponer que en un blog como éste, en el que los archivos y la genealogía son temas recurrentes, y con un título como el que precede a estas líneas, fuese a hablar sobre los archivos de la Iglesia Católica. Nada más lejos de la realidad. Con la iglesia hemos topado, sí, pero no con la Iglesia Católica sino con la Iglesia Cristiana Palmariana de los Carmelitas de la Santa Faz, más conocida como la iglesia del Palmar de Troya y liderada hasta hace unos pocos años por el “papa Clemente”.

Hace unos meses me escribió una colega norteamericana para que la ayudase en un asunto de búsqueda de herederos en España, un servicio que presto a otros colegas genealogistas, norteamericanos y europeos, y a compañías y despachos de abogados especializados en “généalogie successorale”, como dirían los franceses. Con la información que me facilitó y, tras realizar ciertas averiguaciones, descubrí que el apartado de correos del convento de monjas o el colegio religioso en el que se suponía que vivía la persona que buscábamos pertenecía a esta iglesia radicada en la cercana población de El Palmar de Troya y que esa persona formaba parte de la misma.

2014-03-31 10.51.57b

Certificación literal de defunción de una persona fallecida en El Palmar de Troya, Utrera, Sevilla, 2014.

Envié esta información a mi colega y poco después volvió a requerir mis servicios para que obtuviese el certificado de defunción de aquella persona. Dicho y hecho. Llamé al Registro Civil de Utrera, a cuyo municipio pertenece la Entidad Local Autónoma de El Palmar de Troya, para confirmar que las defunciones ocurridas en esta última quedaban registradas en la primera e inmediatamente después de colgar el teléfono solicité su certificación literal a través de la Sede Electrónica del Ministerio de Justicia (sigo sin entender porque no se puede solicitar el certificado de defunción “para uno mismo”, como los de nacimiento y matrimonio…). Recibí el certificado días más tarde, reenviándolo de inmediato a Granada, al Tribunal Superior de Justicia de Andalucía, para que le colocasen la Apostilla de La Haya y así el documento tuviese validez fuera de nuestras fronteras. Ya de vuelta en Sevilla, lo preparé convenientemente y lo remití por correo certificado a mi colega. No me resistía a contarlo.

P.S.: He ocultado los datos de carácter personal por razones de confidencialidad con mi colega y cliente, no porque la LOPD me obligue a ello. Como os comenté en una entrada anterior, la LOPD no afecta a las personas fallecidas.



Anuncios

5 pensamientos en “Con la iglesia hemos topado, amigo Clemente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s