Archivos, 325: Archivo Histórico Diocesano de Astorga

Primer lunes de julio. Como el pasado año, mi veraniego vagar por los archivos españoles ya ha comenzado. En 2015, mi periplo se inició en Salamanca. Este año, toca Alicante. También La Coruña. Y, como siempre, Castilla, Asturias, León… y Babia. Sigue leyendo

Archivos, 432: Archivo de la Parroquia de Santa Catalina de Rute

He consultado archivos dirigidos y gestionados por archiveros, profesionales y amateurs o voluntarios, bibliotecarios, técnicos de cultura, secretarios de Ayuntamiento, sacristanes… pero nunca antes había consultado un archivo atendido por una virgen consagrada. Sigue leyendo

El matrimonio, “esa cruz vitalicia”.

Tal día como hoy, hace diez años, tomé estado. Desde entonces llevo sobre mis hombros “esa cruz vitalicia” que, a juicio del riojano Urbán Izquierdo cuando daba su consentimiento a su hijo Vicente en 1784, es el matrimonio. Sigue leyendo

Aprende a hacer tu árbol genealógico, de Mireia Nieto.

Parece que fue ayer cuando escribí el prólogo, mi primer prólogo, al libro de Mireia Nieto, su primer libro. Han pasado casi dos años y ya va por el segundo. ¡Cómo pasa el tiempo!
Sigue leyendo

“Quién de corazón te quiere es tu padre”: otra carta del mismo archivo sevillano.

Celebramos el Día del Padre con esta carta, escrita hace 202 años por un paisano mío, de un padre a su hijo. Me permito modificar sólo la puntuación y la acentuación de la misma para facilitar su lectura pero mantengo la ortografía para que no pierda su esencia. Sigue leyendo

“Nuestro pleito será eterno por no enviar tú dinero”: la última carta de los hermanos García.

Termina la serie dedicada a la correspondencia de los hermanos García, el uno en Santander y el otro en Reinosa.

Santander, y marzo, 16 de [17]78.

Antonio, a tus dos cartas digo en particular en esta última que con cien reales no tienes para más que medio quintal de bacalao, la razón si lo quieres de lo bueno en una parte oí pedir por arroba a 35 reales discurre aunque pierda un real o medio importa el medio quintal 68 ó 69 reales luego la aduana y después el lienzo para aforarlo y el trabajo del amarrador con paga no sé de cierto lo que lleva pero discurro que sino allega a los 100 reales falto poco lo otro que aunque yo quiera servirte no puedo en el modo que tú disponer porque estirar a embrollar la cuarta vieja y hasta que si logras ocasión de venir por esta y hallándome yo desocupado y la ajustemos no te remito más sinio que envíes el dinero por entero porque yo deseo servirte y en conformidad de que más quiero que te sobre un cuarto que no te falte.

Tu cuñada Úrsula pidió los repollos, fiados, padeciéndola que lo enviarías luego y le sucedió el que quiso que no quiso pagarlos porque no quiso esperar tanto la hortelana y se llevó este chosco para no comprar nada más fiado aunqeu yo la mandé comprártelo no se determina y sobre todo por parte como no tiene razón y te prevengo la escribas por dirección a su padre a ver si te lo hace mejor que por yo mandárselo [sic].

Con Nugarro estuve y le hice relación. En nuestro pleito será eterno por no enviar tú dinero, yo bastante hago el gastar poco para irlo entreteniendo por no poder más hasta que envíes.

Es cuanto ocurre y pido a Nuestro Señor os guarde muchos años.

Tu hermano José Miguel García.

Hermano Antonio García García.

 

Podéis leer las cartas anteriores, aquí, aquí, aquí, aquí, aquí y aquí. Todas proceden del Archivo Histórico Provincial de Cantabria, Protocolos Notariales, leg. 3926/1 (Francisco Gómez del Olmo, año 1675).

“No desampare a esos desgraciados”: una carta del párroco de Aguadulce al de El Garrobo.

Sr. Cura Párroco del Garrobo.

Aguadulce, 25 de febrero [1]869.

Muy Sr. mío y compañero,

Adjuntas remito a V. las partidas que me pide en su muy apreciable del 13 y pido a V. que no desampare a esos desgraciados y que haga cuanto esté en sus atribuciones a fin de unirlos en matrimonio y de ese modo cicatrizar las llagas que han abierto en el corazón de sus afligidos y honradísimos padres, a quienes estimo como mis mejores amigos y cuanto resulte en beneficio de ellos es un gozo para mí.

También le remito las bendiciones de sus padres que no desean otra cosa que honrarlos y que Dios bendiga su unión y conozcan el mal que han hecho.

Con esta ocasión se repite V. en cuando pueda complacerle.

Su seguro servidor, que besa su mano,

José Joaquín Ruiz

 

Garrobo. D. Tomás Porras y Mejías y María de la Concepción Fernández y Espinosa

AGAS, leg. 3434.